EN ES

¿CUÁL ES LA DIFERENCIA ENTRE UN TUTORIAL Y UN WEBINAR?

Dados los tiempos actuales ante la situación de crisis del Coronavirus, puede ser difícil saber cuándo es el mejor momento para cambiar la estrategia a la hora de organizar un evento. Algunos expertos sobre eventos comparten la idea de empezar a realizar algunos cambios en la planificación y en el formato para encontrar el equilibrio entre el entorno cambiante y que la esencia de los eventos no desaparezca.

Es decir, empezar a transformar los eventos físicos a eventos virtuales o híbridos, ya que de ahora en adelante será el formato que adoptarán la mayoría de empresas del sector para que los conceptos experiencia y tecnología puedan combinarse a la perfección.

Esta tipología de evento ha venido para quedarse y estamos viendo señales de que se este formato se volverá común y complementario para los eventos físicos en el futuro.

Los webinar o también llamados seminarios web son un canal valioso para conectarse con una audiencia. Se pueden ver como un tipo de evento virtual, pero difieren de otros eventos virtuales en algunas formas clave.

Los webinar brindan a los asistentes una única sesión para asistir, mientras que los eventos virtuales ofrecen flexibilidad en agendas de una o varias sesiones que se realizan en diferentes horas o días.

Debido a esto, los asistentes tienen la oportunidad de seleccionar su propia experiencia y determinar a qué sesiones les gustaría asistir en un evento virtual.

Lo que caracteriza a un webinar es el hecho de que varias personas se conectan de manera simultánea y quién lo imparte puede ir compartiendo recursos desde su pantalla y resolviendo las dudas de los asistentes al momento.

Un Webinar puede grabarse y editarse para convertirse posteriormente en un tutorial, pero no todos los tutoriales son webinars.

Organizar un evento virtual puede ser una gran oportunidad, por ello te damos algunas claves para que tu evento destaque del resto y sea todo un éxito:

Diferencia tu experiencia virtual de un webinar creando una experiencia activa para los asistentes que les permita participar de varias maneras.

Una vez que hayas evaluado el entorno relacionado en las áreas importantes como la salud y la seguridad de tus clientes, transforma tu entorno en virtual para brindar oportunidades y nuevas estrategias.

Inicia una conferencia virtual exitosa identificando su audiencia y diseñando experiencias centradas en los asistentes.

Colabora con tus patrocinadores para maximizar tu asociación.

Define tus métricas clave para el éxito virtual.

Evalúa las herramientas adecuadas para tu evento.

Concéntrate en una solución virtual integral con la herramienta indicada.

¿Buscas más formas de concretar tu próxima experiencia virtual?

Contáctanos.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados